¿Por qué los amores de verano no funcionan?

“…sabemos que nuestro tiempo juntos tiene un límite y eso nos hace sumergirnos en la experiencia completa.”

Si no te has enamorado de alguien mientras estás de vacaciones de verano o de viaje en cualquier época del año, déjame decirte que quizá es porque no has viajado lo suficiente, o porque de repente te hace falta soltarte un poquito más y hablar más con la gente que conoces durante tus viajes.

El verano es una temporada mágica, bueno en realidad lo es cualquier temporada del año si estás de vacaciones, pero es que el tiempo libre y estar explorando un lugar nuevo parece traer consigo amores efímeros pero intensos, que capturan corazones y dejan una huella imborrable en la memoria. 

¿Por qué los amores de verano son tan perfectos y llenos de pasión? ¿Qué es lo que los hace únicos en comparación de otras relaciones? En esta entrada, quiero hablar de todo esto, inspirada en una de mis propias historias.

Corría la primavera de 2022, mayo para ser exactos, y yo estaba esperando muy ansiosa la fecha en la que viajaba a San Francisco, California por primera vez para ir a la graduación de una de mis mejores amigas. Mi amiga no vivía en la ciudad, sino más en los suburbios, por esa razón decidí reservar un hostal para pasar una noche en San Francisco, ya que era mi primera vez aquí y tenía ganas de explorar un poquito.

Me pasé el día caminando, yendo a los lugares más icónicos de la ciudad y dejándome llevar. Ya casi llegando la noche, abrí la app de Couchsurfing (ya les hablaré más de esta app después) para ver si había alguien disponible con quien ir a tomar algo o cenar, así me llegó el mensaje de un chico neerlandés invitándome a tomar una cerveza con él y su amigo que estaban en California haciendo un roadtrip.

La verdad es que me la pensé un buen rato, pero al final terminé aceptando porque no quería ir a mi hostal tan temprano. Fuimos a un bar que ese día estaba especialmente solo, pero comenzamos a hablar y me la estaba pasando bien, después él fue al baño y yo que nunca me callo, comencé a hablar con su amigo que parecía más introvertido y reservado. 

Para no hacer la historia tan larga, al final de la noche el amigo introvertido y yo terminamos intercambiando número de teléfono y redes sociales y después de esa noche nunca dejamos de hablar. Dos meses después, me invitó a pasar el verano con él. El plan que me propuso era hacer un roadtrip en su van a través de los Alpes pero yo, aunque evidentemente me moría de ganas, la verdad lo veía imposible, implicaba tomar vacaciones de unas dos o tres semanas en mi trabajo, comprar un vuelo en temporada alta que debía salir en menos de tres semanas (carísimo) y pues bueno, lo más importante, ¿qué loca habría aceptado ir al otro lado del mundo a viajar con un tipo que conoció de una noche en San Francisco?… Me presento, yo soy la loca.

Le platiqué a mi mamá toda la historia, el plan y las ganas que tenía de verlo de nuevo y ella como la mamá tan relajada que es me dijo, “¡HAZLO!”, hasta se ofreció a prestarme dinero si lo necesitaba jajaja. Pues bueno, busqué mis vuelos, renuncié a mi trabajo y me fui a Suiza para encontrarme con el neerlandés que me robó el corazón en San Francisco [inserte emoji de corazón].

No les voy a mentir, ese viaje fue mucho más de lo que me imaginé, yo simplemente no me lo podía creer, ¿cuántas personas en este mundo pueden contar una historia como esta? Ir en una van con tu crush, viendo los paisajes increíbles que regala toda la cordillera de los Alpes, sin preocupación alguna, solo disfrutando el momento. Hasta la fecha sigue siendo mi verano favorito.

Pero todo lo que empieza tiene un fin y a mí después de dos semanas me tocó despedirme de toda esa fantasía y regresar a la realidad. Él siguió su camino y yo volví a México para emprender una nueva aventura de la que ya les contaré después.

Quisiera decirles que a la fecha todavía sigo viviendo el sueño, pero la distancia fue más fuerte y terminamos aceptando que no podíamos hacer mucho al respecto, nos quedamos con todo lo bonito que vivimos y nos deseamos lo mejor por siempre [Inserte emoji de llanto].

Pero bueno, volviendo al tema, ¿Qué hace a los amores de las vacaciones tan intensos y perfectos? Hay muchos factores que intervienen, pero en mi opinión, estas son las razones más importantes:

  1. El encanto del momento efímero.

Las vacaciones se caracterizan por su naturaleza temporal y es por eso que siempre que empezamos un viaje nos decidimos a disfrutarlo al máximo, porque sabemos que tarde o temprano va a terminar. Lo mismo pasa con los amores fugaces, las personas que entramos en un romance de este tipo, sabemos que nuestro tiempo juntos tiene un límite y eso nos hace sumergirnos en la experiencia completa. 

Las preocupaciones a largo plazo no existen, el corazón está abierto completamente, cada momento se vuelve único y las emociones se intensifican debido a la inmediatez del vínculo.

Estando de vacaciones los compromisos de la adultez desaparecen por un tiempo, nos libramos del estrés de la cotidianidad y estamos allí viviendo el momento. ¿Será que después de todo, es verdad que lo bueno dura poco?

  1. La libertad y el cambio de escenario.

Los viajes traen consigo una sensación de libertad, de estar en un lugar donde probablemente nadie te conoce y no conoces a nadie, no hay expectativas y puedes ser tú sin apariencias. Además, las vacaciones son evidentemente un escape de la realidad y la monotonía, esa liberación es el escenario perfecto para el amor, ya que podemos concentrarnos en disfrutar el tiempo juntos sin las distracciones del día a día.Este artículo menciona tu favorito. hats a precios súper bajos. Elija entre entrega el mismo día, entrega desde el vehículo o recogida de pedidos.

Además el entorno de una ciudad nueva, un pueblo, una montaña, una playa por descubrir juntos y disfrutar, le dan a ese romance el marco perfecto para que suceda.

  1. La intensidad de las emociones.

Lo efímero del amor de verano, da lugar a una intensidad emocional única. Recuerdo perfectamente lo que sentí durante ese verano de 2022, lo recuerdo porque nunca lo había sentido antes. Nunca antes había estado tan disponible emocionalmente para alguien, ni había sentido que alguien lo hubiese estado para mí. Sin proponérmelo abrí mi corazón y mi mente sin restricciones y me dejé llevar únicamente por todo lo que estaba pasando en el momento. Ojalá pudiéramos liberarnos de toda reserva cuando empezamos a salir con alguien, para sentir igual de intenso que cuando sabemos que algo va a terminar pronto y lo único que queremos es disfrutarlo al máximo.

La brevedad del romance también intensifica todo lo positivo, ya que todo lo negativo tiene menos tiempo para desarrollarse y causar conflictos.

  1. Experiencias compartidas.

Los amores de verano están llenos de experiencias compartidas que crean recuerdos inolvidables. Las citas en la playa, las noches estrelladas, las conversaciones sinceras bajo la luz de la luna, todas estas vivencias se vuelven más significativas debido a la temporalidad de la relación. 

La acumulación de momentos especiales en un período corto de tiempo puede fortalecer la conexión entre las parejas y crear la sensación de que han vivido una historia de amor completa en un lapso breve. Increíble, literalmente increíble lo distorsionada que se vuelve la realidad, con la cantidad de emociones que experimentan y la intensidad de estas, pareciera magia.

“Estas relaciones fugaces nos recuerdan la belleza de vivir el presente y permitir sumergirnos por completo en las emociones del momento.”

En resumen, los amores de verano son intensos y perfectos en su propia manera debido a su naturaleza efímera, la libertad y el cambio de escenario que ofrecen, la intensidad de las emociones que generan y las experiencias compartidas que crean. Aunque puedan durar poco tiempo, su impacto puede perdurar mucho después de que el verano llegue a su fin. Estas relaciones fugaces nos recuerdan la belleza de vivir el presente y permitirnos sumergirnos por completo en las emociones del momento. Así que, mientras el sol brille en el cielo estival, sigamos abrazando la magia de los amores de verano y las lecciones que nos enseñan sobre el amor y la conexión humana.

4 comentarios en “¿Por qué los amores de verano No funcionan?”

  1. Hola nena, me supernidentifiquencontigo muchas gracias por compartirnos me hubiera gustado ver las fotos del sujeto pero con tu cara me quedo, mi abuela me dijo una vez que el amor a nuestra Edad Es como los fosforos, Arde con tanta facilidad, Que no deja rastro.
    Saludos hermosura

  2. Mi aventurera, viajera y ahora escritora favorita 🤩!!!!!
    Tu historia suena a uno de esos viajes que todos soñamos, que vemos en películas y decimos: por qué no me pasa eso a mi!?

    Sigue escribiendo y contándonos más tus aventuras!!!!! 🫶🏼

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top